Skip to main content

metodo para procesos creativos compartidos

Método Online

compra en Amazon

ETAPAS Y PASOS

freccia sinistra

- Elementos de Elaboración Narrativa I -
Niveles de fruición

por Luca Belcastro

* extracto de "Reflexiones latinoamericanas" *

foto luca belcastro

Una película de arte. Dos caras en el primer plano conversan entre sí en un idioma desconocido. La preocupación para tratar de entender las palabras, y con ellas la trama, invita a leer los subtítulos lo más rápido posible, para no perder por lo menos algunas de sus expresiones, anticipando así los tiempos del diálogo.

Al ver la película por segunda vez, el recuerdo de lo que se dicen hace desaparecer esta preocupación de entender y permite concentrarse en sus rostros, en sus gestos.

La tercera vez, la atención podría dirigirse hacia los detalles de sus caras, el movimiento de los ojos, aún los más imperceptibles. Y si sus cabellos estuvieran moviéndose por el viento, se podría notar, la cuarta vez, cómo los dos personajes se encuentran en un espacio abierto, y eso empujaría a explorarlo. Y si por ejemplo, se encontraran en un bosque, las visiones sucesivas podrían invitar a ver, en progresión, los árboles que lo pueblan y luego, tal vez, a hacer hincapié en uno de ellos y ver la forma de sus ramas hasta darse cuenta de la presencia de un pájaro, de su canto, su vuelo, sus colores...

Otra película. En el enorme atrio de una estación llena de gente, ciento de personas transitan a la espera de sus trenes. Compran periódicos, comen, miran los escaparates de las tiendas, creando una gran confusión. El continuo cambio de encuadre amplifica la sensación de caos general.

Después de estas primeras imágenes, uno de los presentes toma paso a paso el papel principal. Se puede seguir en acción durante su jornada, memorizar sus características físicas, psicológicas, caracteriales.

Al ver la película por segunda vez, el conocimiento previo de este personaje central podría invitar a tratar de hallarlo entre la multitud del inicio, quizás dejando de lado la visión general. Se podría verlo un momento aquí, otro allá, y tratar de seguir su camino entre un encuadre y otro.

La tercera vez, con la experiencia adquirida, la mirada del espectador lograría acompañar a aquel hombre en sus movimientos con mayor precisión hasta que, en las visiones sucesivas conseguiría acercarse cada vez más a los detalles, a cómo se mueve, cómo está vestido, sus gestos, sus vacilaciones eventuales, las expresiones de su cara...

En la fase de la Elaboración Narrativa es importante tener presente las distintas posibilidades de fruición por parte del público, sobre todo la audición emocional, menos selectiva que las audiciones cultural y técnica. Por eso, es útil pensar en posibles niveles de progresiva inmediatez o complejidad perceptiva.

Se podría definir un primer nivel de superficie, no “superficial”, inmediato y directo, que presente elementos más evidentes, a los cuales quien escucha pueda “aferrarse”, logrando seguirlos en sus recorridos, modificaciones y evoluciones. Eso permitiría una primera relación con la obra que invite a acercarse a ella de nuevo.

Sin embargo, a menos que se componga con la idea que la composición se escuche sólo una vez, no habría que limitarse a la superficie. En ese caso se corre el riesgo de que, quizás ya al escuchar por segunda vez la pieza, no se encuentre nada nuevo y el oyente se aleje. Por lo tanto es importante prever otros niveles, un segundo, un tercero y aún más en profundidad, los cuales necesiten cada vez más experiencias en audición para ser individuados y vividos.

En el caso de los dos ejemplos anteriores, en el primero esa profundidad vive a nivel de planos que aparecen uno tras otro en las fruiciones sucesivas. En el segundo los detalles del mismo elemento se revelan en progresión cada vez que uno se relaciona con él.

Una composición que no tenga contenidos a nivel de la superficie, es probable que requiera de quien la escucha un esfuerzo enorme, también en relación con sus costumbres, posibilidades y herramientas interpretativas.

Eso no significa que el autor tenga que buscar la facilidad de audición o presentar simplificaciones para crear un contacto fácil. Al contrario, la presencia de varios niveles progresivos permite a quien se acerque por primera vez, empezar, sin darse cuenta, una relación propia con la profundidad. Mientras se contacta con la superficie, ya puede tener una primera experiencia, si bien en un plano inconsciente, con los otros niveles. Y a partir de la segunda audición, cuando deja de lado lo que ya conoce, se puede concentrar en elementos más profundos que a este punto ya están presentes en su experiencia auditiva.

Estamos siempre bombardeados por mil estímulos a la vez, pero tenemos la capacidad de concentrarnos sólo en algunos dejando otros de lado, enfocar la atención en algún punto privilegiado. Esto no significa que los otros estímulos no lleguen - aunque no se tenga conciencia directa de los mismos y lo hagan de forma subliminal - y que con el tiempo tomen, de manera “natural”, cada vez más espacio en nuestra percepción.

freccia sinistra

Para leer el texto completo sobre el Método, considera la posibilidad de adquirir el libro...

compra en Amazon


Invitamos a comentar con impresiones, preguntas o dudas, para solucionarlas juntos...