Skip to main content

metodo para procesos creativos compartidos

Método Online

compra en Amazon

ETAPAS Y PASOS

freccia sinistra
freccia destra

- Introducción -

Todas las reflexiones de la primera y la segunda parte del libro Reflexiones latinoamericanas - El proceso creativo y Germina.Cciones... (RL), invitan a proponer una metodología específica, para aplicarla en el desarrollo de las diferentes fases de un proceso creativo, mientras compartimos su camino.

El Método para Procesos Creativos Compartidos, en etapas sucesivas, explora y da importancia sobre todo al mundo que vive entre el momento emocional-imaginativo (que es personal y del cual surgen las necesidades expresivo-comunicativas) y la realización a nivel técnico de la obra.

Después de vivir en profundidad la propia imaginación y manifestarla - también ayudándose con la redacción de textos y dibujos libres y espontáneos - la sucesiva Elaboración Narrativa aclara paso tras paso las dinámicas y los elementos en juego. Es explorándolos uno a uno y definiéndolos con progresiva precisión que se provoca la necesidad de utilizar una determinada técnica para representarlos, última fase del proceso antes de la retroalimentación de una fruición pública.

Gracias a la claridad de intenciones que una elaboración detallada permite, es posible manifestar, a través de la técnica, aquellas situaciones que nacieron en el camino anterior a su entrada en escena, de la manera más precisa que el propio conocimiento permita. Si primero elegimos entre las herramientas que tenemos a disposición gracias a experiencias pasadas, luego se torna indispensable experimentar otras opciones. En ese acercamiento funcional a la técnica y las herramientas, la necesidad expresiva contribuye en la tarea de perfeccionarlas a lo largo de la vida creativa, volviéndolas cada vez más personales.

Durante todas las etapas, es muy importante tomar pausas de reflexión y compartir con otros - incluyendo a los eventuales intérpretes - las propias percepciones e intuiciones, involucrándoles en el propio camino creativo lo antes posible.

Esta dinámica es favorecida por un espacio común, colaborativo y compartido, que desarrolle la capacidad de escucha, de respeto de las ideas de todos los participantes y la ayuda recíproca.

Leer en grupo los textos y mirar los dibujos y gráficos previstos por este Método, invitando a cada integrante a opinar sobre lo que percibe, permite ver cosas que tal vez quien escribió o dibujó no estaba viendo. Por eso, apenas alguien siente que su camino se está bloqueando, puede pedir ayuda a los demás, contando a qué punto se encuentra y cuáles son sus dificultades, sin máscaras ni miedo a juicios y tomando en consideración las sugerencias que surjan.

Conversar, escuchar, contribuir a los procesos de los demás, ayuda a aclarar cada vez más las ideas, sensaciones, intuiciones; a aprender; a vivir de manera más consciente los elementos que aparecen, las decisiones que se van tomando. Se encuentra respuestas y vislumbra soluciones.

Es útil acompañar cada etapa con hojas listas para recibir todas las dudas y preguntas que surjan durante el camino, a fin de tenerlas siempre presentes y contestarlas paso a paso, también con ayuda de los otros.

Es importante ser ordenados y conservar la documentación de todo el proceso, enumerando cada hoja utilizada con el número del paso relativo, seguido por eventuales letras alfabéticas progresivas, en el caso que para cada paso fuese necesario utilizar más que una hoja. Es mejor no corregir ni modificar en el mismo papel lo que ya se realizó, sino utilizar otros nuevos en el caso fuese necesario complementar algo. Es decir, dejar huellas de cada etapa, conservando las diferentes versiones de lo que se va elaborando. Esta bitácora documentada permitirá reflexionar después de concluir la obra, verla a la distancia y revivir la experiencia en procesos creativos sucesivos.

*****


En el caso de procesos creativos comunes, que involucren más de una persona en las decisiones, es importante considerar una Dinámica Colectiva.

Antes de empezar el camino, cada integrante del colectivo está invitado a seguir los siguientes pasos, sin miedo a juicios o a hacer el ridículo:

- mira fijo a los ojos de los otros, desde cerca;

- intenta percibir la energía de los otros y percibirse en sus cuerpos;

- después de abrazarlos, hace todo lo que ellos pidan, con extrema confianza;

- intenta percibir las necesidades expresivas de los otros, así como sus miedos.

Después de esta fase preparatoria, cada quien escribe su Texto Libre inicial del proceso, en el mismo momento y lugar, siguiendo las sugerencias propuestas en el capítulo relativo. Mientras se confrontan y analizan los textos en conjunto, cada uno intenta ver y revivir las percepciones de los otros.

El camino sigue con las etapas y pasos previstos por este Método y explicados en los capítulos relativos, no de manera individual sino como colectivo. Todos los integrantes escriben, dibujan, confrontan sus textos, dibujos y gráficos, encontrando afinidades, diferencias y considerándolas, tomando decisiones en conjunto.

Es útil considerar también una Dinámica Colaborativa para la relación con los eventuales intérpretes y con todos los que tendrán un rol en la realización y presentación de la obra, involucrándolos en el proceso ya desde sus fases iniciales. El trabajo en una colaboración verdadera multiplica las perspectivas y las soluciones posibles, permitiendo un aprendizaje mutuo (ver Reflexiones Lat., Parte I, cap. V.4: La colaboración, el compartir y el grupo).

*****


Si bien no parezca complicado entender y seguir los pasos de este Método, la presencia de un guía experto y con un buen conocimiento de las dinámicas de grupo, ayuda a ir en profundidad y a aprovechar al máximo cada etapa.

Para favorecer el objetivo, el Método considera diferentes niveles de aplicación, con profundización progresiva. Como en los primeros acercamientos es difícil relacionarse con todo lo que propone, la invitación es a quedarse antes en un plano más superficial, para luego intentar detallarlo hasta donde sea posible, en un camino hacia niveles más profundos. Al darse cuenta de los propios desconocimientos, que impiden seguir adelante con fluidez en la exploración, una solución es conformarse con lo que es posible aplicar en el momento en el cual uno se encuentra. Sin embargo, no habría que abandonar nunca la voluntad de ir cada vez más en profundidad en las aplicaciones sucesivas, también considerando la preciosa ayuda de los otros.

Todo lo anterior contribuye a desarrollar el verdadero carácter propio y acercarse de manera progresiva a la propia esencia creativa. Por eso, además de guiar procesos creativos, el Método es una buena oportunidad de crecimiento personal.

Primero, alimenta un camino de "descodificación" creativa. Todas las etapas, sobre todo la Exploración Emocional-Imaginativa, permiten relacionarse con el propio mundo inconsciente y las propias máscaras, para intentar tomar conciencia de ellas y reflexionarlas (ver Reflexiones Lat., Parte I, cap. IV.1: El inconsciente). En esa tarea tan determinante para la vida de cada ser humano, la escucha de los otros es una gran ayuda para evidenciar mecanismos, etiquetas y roles a los cuales estamos sujetos.

La idea no es romper mecanismos inconscientes con una acción de fuerza, corriendo el riesgo de crear otro tipo de dependencias - incluso hacia la persona que pone en acto esa acción -, sino evidenciarlos para provocar la necesidad de superarlos. A pesar de ese camino progresivo, es posible que alguien pueda ceder bajo el peso de una carga emocional excesiva. Por eso, es importante la "contención" y comprensión en una dinámica de grupo saludable, que se manifiesta a través del desarrollo de la capacidad de escucha y respeto. En un espacio común con esas características, los problemas y temas que surjan pueden abordarse de manera directa, sin esquivarlos por temor a parecer invasivos, acercando así los miembros del grupo y amplificando una actitud empática.

Un acto creativo, además que conciencia implica conocimiento. Las dinámicas del Método alimentan un camino de aprendizaje, gracias también a las dinámicas compartidas, que permiten dar valor a los conocimientos previos de cada uno e integrarlos a los del grupo, a través de un aprendizaje horizontal dado por el aporte de las experiencias de todos (ver Reflexiones Lat., Parte I, cap. III.7: Hacia un camino posible).

Considerando el estar sujeto a códigos culturales y sociales definidos por otros como una "enfermedad", tomar conciencia de ellos invita a emprender un posible camino de "sanación", y por lo tanto de transformación personal, otro hito de un acto creativo sincero, junto a la conciencia y el conocimiento (ver Reflexiones Lat., Parte II, cap. II.4: El acto creativo: conciencia, conocimiento y transformación).

En la etapa de la Elaboración Narrativa del propio proceso creativo, cada uno tiene la libertad de definir el camino de la narración, tiene el poder de describir la realidad o decidir modificarla, con el objetivo de "exorcizar" lo que hiere, direccionándola hacia lugares anhelados. Transforma así la propia realidad y encuentra soluciones posibles a la propia existencia. De hecho, imaginar caminos posibles diferentes para una misma narración y saber elegir según las necesidades, puede permitir resolver conflictos internos, vislumbrar alternativas a tensiones presentes en la vida real, explorándolas a través de las propias decisiones.

Por eso, es importante considerar un proceso creativo consciente también como una oportunidad de auto conocimiento en función de una posible terapia. Por ejemplo, cuando contamos lo que estamos viviendo en una determinada situación que nos afecta, deberíamos evitar caer en una mera descripción de nuestra realidad, presentándola de manera literal, sino intentar "manipularla". Simplificando, ¿qué pasaría si, en lugar de sólo describirla, decidimos reducir de manera progresiva durante la narración la grande ansiedad que nos domina, hasta transformarla en una simple miga de pan? ¿Y qué pasaría si de pronto hacemos aparecer un pajarito que, después de acercarse, se come esa miga antes de volar hacia el horizonte?

Por cierto, la presencia de un guía experto y de los otros, ayuda a ver con más claridad los mecanismos que nos dominan y tomar decisiones consecuentes. La energía común que se alimenta en una dinámica de grupo, permite ganar el miedo, desbloquearse y encontrar con más facilidad la fuerza para enfrentar esos mecanismos y sacarlos del mundo inconsciente, hacia una solución efectiva que transforme nuestra realidad.

*****


El lugar ideal para crear situaciones fértiles para la aplicación del Método es el Taller de Creación Compartida, una de las propuestas principales de Germina.Cciones... - primaveras latinoamericanas (ver Reflexiones Lat., Parte I, cap. II.5: ¿Qué tipo de actividades se organizan?).

Es una instancia dirigida a creadores e intérpretes de todas las edades, sin distinción de disciplina, formación o experiencia. Se enfoca en el desarrollo de proyectos creativos de nuevas obras propuestas por los participantes, con el propósito de promover la interacción e intercambio entre los procesos involucrados, con énfasis en el trabajo compartido y colaborativo. Su objetivo principal es promover la reflexión sobre el acto creativo como proceso de conciencia, conocimiento y transformación personal, compartiendo la creación a través del diálogo, respeto y escucha recíproca, de manera grupal.

Prevé una dinámica concentrada en el lapso de algunos días consecutivos. Durante la actividad, se realiza una experiencia práctica de percepción, indagación, reflexión y elaboración, que se invita a canalizar a través de proyectos personales o colectivos, compartiendo el propio proceso creativo con todos los presentes, estableciendo colaboraciones y desarrollando, como resultado, herramientas y planes que permitan concluir obras que respondan a las necesidades comunicativas de sus creadores.

La conversación y los análisis grupales alimentan la comprensión de cada paso del Método, en niveles progresivos. De hecho, la experiencia que se adquiere en participaciones sucesivas, ayuda a ir cada vez más en profundidad en la propuesta.

Dada la importancia de concentrar en el menor tiempo posible las primeras dos etapas, las más trascendentes de todo el proceso, se les da el mayor espacio posible durante el Taller. El objetivo es completarlas dentro del mismo, aunque siempre estén abiertas a la posibilidad de profundizaciones posteriores. En cambio la tercera etapa, de Realización Técnica, necesita más tiempo para su finalización. Por eso, aunque se enfrente a nivel teórico y se activen todos sus pasos, por fuerza debe seguir su camino durante las sucesivas reuniones regulares de los distintos Grupos locales de Germina.Cciones...

Antes de la primera etapa del Método, de Exploración Emocional-Imaginativa (con sus ejercicios, pasos, conversaciones), se propone aplicar las siguientes dinámicas, para dar comienzo al conocimiento recíproco y vislumbrar las máscaras de las cuales se pretende tomar conciencia.

a. Todos los participantes, sentados en círculo, cierran los ojos por algunos minutos y se imaginan a sí mismos. Proyectándose para observarse desde el exterior, prestan atención a cómo se ven y qué ven de sí.

Durante este ejercicio se pueden presentar varias situaciones, dependiendo del carácter, del nivel de conciencia personal, de las propias experiencias, preocupaciones, miedos. Por ejemplo, hay quien busca visualizarse a través de recuerdos, fotos: espejos que viven en su memoria. Hay quien imagina cómo lo ven los demás, quizás un amigo íntimo, lo que dicen de él, o está preocupado por cómo lo miran. También hay espacio para autocríticas, viendo cosas positivas o negativas de sí, entre muchas otras opciones. Cualquiera sea la situación que se presenta, sin duda es un estímulo para reflexionar y así intentar conocerse más en profundidad.

b. Cada uno cuenta con sinceridad cómo se imaginó y se presenta a los demás, de manera sintética. Al terminar, invita a otro del grupo a hacerlo, señalándolo.

Esto permite entrar a un primer nivel de sintonía con los otros participantes, empezar a acercarse a ellos, a confiar. Si se da espacio a la escucha y el respeto, el estado que se crea invita a opinar con más libertad sobre lo que los otros están manifestando y a conversar, favoreciendo la posibilidad de alcanzar un buen nivel de empatía.

c. Para continuar este camino de conocimiento recíproco, base para las sucesivas dinámicas coparticipativas y las posibles colaboraciones, ahora todos se levantan, se acercan y siguen conversando con una presencia física más próxima.

Es importante dejar todo el tiempo necesario para que ese contacto se alimente. Si los pasos anteriores lograron crear un ambiente emocional espontáneo, gracias a las sugerencias del guía del grupo para intentar quitar preocupaciones mentales, es posible - aún más si están estimulados de manera no demasiado directa - que algunos empiecen a abrazarse y así llegar a percibirse más en profundidad.

*****


A continuación, se presentan las etapas de este Método y sus pasos relativos (*). Cada uno de ellos se relaciona con algún capítulo del libro Reflexiones latinoamericanas - El proceso creativo y Germina.Cciones... (RL), donde se reflexiona sobre el proceso creativo desde diferentes puntos de vista. Por esto, como el texto es sistemático y expone las dinámicas sin profundizar en las decisiones que las provocaron, se invita a hacer referencia a esos capítulos específicos.


(*) Se aconseja contar con un "kit" de materiales básicos para la realización del Taller. Éste incluiría: hojas, rollo de papel continuo, papel transparente, papel milimetrado, lápiz, lápiz de mina, goma de borrar, lápices de colores, regla, calculadora, tijeras, cinta adhesiva, cronómetro con tiempos parciales.

freccia sinistra
freccia destra

Para leer el texto completo sobre el Método, considera la posibilidad de adquirir el libro...

compra en Amazon


Invitamos a comentar con impresiones, preguntas o dudas, para solucionarlas juntos...